Rommel Cadena Jaramillo, fisiatra y coordinador del área de Rehabilitación y Terapia Física del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), ha comentado con REDACCIÓN MÉDICA, que por primera vez en la institución se ha prescrito y se entregará una prótesis bioeléctrica.

El beneficiario tiene 20 años, quien perdió las manos por una grave quemadura eléctrica. “Fue manejado en la institución y terminó realizándose la amputación bajo el codo de los dos miembros superiores, porque ya no tenía la función normal. El paciente aún se encuentra hospitalizado”, ha detallado.

Rommel Cadena, coordinador de Rehabilitación.

Este tipo de prótesis tienen varias diferencias con respecto a las tradicionales, ha aclarado Cadena, quien ha especificado que entre la más importante está el ser controladas desde el remanente del muñón del miembro amputado.

Además, está la parte estética, “se asemeja en un 90 por ciento a una mano anatómicamente normal, pero en la parte funcional biomecánica nos ayuda con la oposición (movimiento) de tres dedos que es el que realiza el ser humano por naturaleza”, ha explicado el especialista.

“Tradicionalmente se ha entregado prótesis con mano cosmética, mano mecánica o el garfio. Las cuales solo ayudan a agarrar cosas. En cambio, la bioelectrónica ayuda al desarrollo diario del paciente” con una función casi normal, ha detallado Cadena.

Aunque hace más de un año se colocó una prótesis de miembro inferior, con una rodilla electrónica, el experto ha aclarado que aquel aparato es “muy distinto por el componente y por la complejidad”.

Funcionamiento

La prótesis bioeletrónica de mano tiene “sensores proximales que van directamente a la parte remanente del miembro. Suplimos los músculos y la parte neurológica con los electrodos y los cables que tiene para unirse a la mano eléctrica”. De allí que el paciente requiere entrenamiento inmediatamente para aprender a utilizarla. “Le daremos el alta cuando ya tenga la destreza adquirida”, ha asegurado.

Según Cadena, “todas las prótesis son específicas para cada paciente. No existe un estándar puesto que las amputaciones son diferentes, siempre son personalizadas y mucho más ésta porque debemos evaluar el tipo de remanente muscular y que sea efectivo para el paciente”.

Recomendaciones

Para este tipo de prescripción “el paciente debe ser joven, puesto que se requiere buen entrenamiento a nivel cerebral para poder pueda utilizar y aprovechar la prótesis”, ha considerado el especialista.

Las manos requieren de dos baterías.

Según él, estos aparatos son recomendados a pacientes con edades comprendidas entre los 20 y 40 años. “Eso es lo ideal por el tipo de masa muscular que tenemos y porque se puede reeducar la plasticidad cerebral. Los mayores no podrían utilizar este tipo de prótesis”, ha añadido.

No obstante, para Cadena, “lo más importante es saber escoger al paciente. Debe ser un candidato idóneo ya que puede ser una frustración para el paciente” el no poder controlar este tipo de aparatos. “De lo que se trata es que sea 100 por ciento funcional”, ha añadido.

Aunque “tratamos de dar lo mejor en la parte médica y tecnológica, siempre hay que tener en cuenta que no todos son candidatos”, ha insistido el especialista.

Debido a que es un aparato electrónico, el paciente deberá tener cuidados básicos ya que “cada (prótesis de) mano tiene dos baterías, las cuales deben ser revisadas por los técnicos para que tengan el funcionamiento adecuado”.

DEJA UNA RESPUESTA