Efecto umbral: qué hace que se te olvide algo que estabas a...

Efecto umbral: qué hace que se te olvide algo que estabas a punto de hacer

181
0

Esa sensación de ir a buscar algo y olvidarnos pasados unos segundos la hemos experimentado todos, se lo conoce como efecto umbral y nos cuenta algunas cosas sobre cómo funciona nuestra memoria.

  Mientras escribía este artículo he hecho un par de viajes en balde a otra habitación en busca del cargador de mi móvil. El primero ha acabado rebuscando en una mochila por una libreta donde tenía algunas notas y que ya casi había olvidado. El segundo, tomando nota de que tengo que comprar comida a mi perro porque se está acabando.

Todos hemos experimentando más de una vez esa sensación. La de ir en busca de alguna cosa muy concreta a un sitio muy concreto y que de repente nuestro cerebro entre en pausa y nos preguntemos: ¿Qué había venido a buscar yo aquí?. Suele pasar cuando estamos próximos a salir de casa y nos faltan las llaves, la cartera o cualquier otra cosa que necesitemos. De camino hacía encontrar una de estas cosas nos podemos topar con otras que llamen nuestra atención, quitando el foco de la acción principal y devolviéndonos a un círculo bastante absurdo en el que al final nos cuesta algo más de tiempo encontrar nuestras llaves.

Estas microdesconexiones de nuestra memoria por suerte no tienen nada de malo y sirven para explicarnos cómo organiza nuestro cerebro nuestros recuerdos, prioridades y objetivos. Pero si quieres encontrar un culpable directo de ellas, estudios de psicología y de las ciencias del comportamiento han encontrado uno: las puertas.

El “Efecto Umbral”, o cómo atravesar una puerta puede resetear nuestro cerebro

Durante las primeras décadas del estudio de la memoria se creía que nuestro cerebro almacenaba los recuerdos de forma bastante analógica: como si fuera un gran archivador donde todo lo importante se guarda en carpetas que pueden ser consultadas, a veces con mayor o menor fortuna. Sin embargo, las investigaciones actuales comparan nuestro cerebro más bien con lo que podría ser un ordenador cuántico, llevando a cabo multitud de procesos a la vez pero dando prioridad a los más importantes según las necesidades que tengamos. Esas necesidades las marca en gran medida el contexto.

Aunque los procesos que realiza el cerebro y la organización de la memoria siguen siendo un campo aún con mucho que descubrir, esa sensación de no saber qué se ha ido a buscar o por qué nos olvidamos de algo que íbamos a hacer hace solo unos segundos ha comenzado a dar algunas pautas. Dos estudios – uno realizado en 2011por la Universidad de Notre Dame, y otro más reciente de 2016 a cargo del Knox College de Illinois– han observado que en estas pequeñas pérdidas de memoria interfiere en gran medida el simple acto de atravesar una puerta. Esto es lo que se conoce como Doorway Effect, traducido como Efecto Umbral, es decir, la curiosa relación entre cambiar de estancia y perder de vista -y de memoria- qué habíamos ido a hacer allí.

Para comprobarlo en el primero de los estudios se reflejaron los resultados de varios estudiantes al realizar un test virtual. Este consistía en un software simple similar a un videojuego en el que cada uno de los participantes veía en la pantalla 55 habitaciones grandes y pequeñas. Las grandes contaban con dos mesas y dos objetos cada una. Las pequeñas con solo una mesa y un objeto. A partir de esta interfaz, debían mover los objetos de habitación, que se ocultaban en una caja al estar en movimiento, e intercambiarlos por otros. Al llegar a cada una de las habitaciones se le presentaba un objeto (por ejemplo, un teléfono) y se les preguntaba si era lo que portaban. Las pruebas resolvieron que a pesar de la aparente facilidad los estudiantes fallaban de forma bastante frecuente en el momento en que accedían a una nueva habitación. En pocas palabras, se olvidaban de qué portaban con solo cruzar la puerta.

El estudio, a cargo del Doctor en Psicología Gabriel Radvansky, que ha publicado varios libros sobre el funcionamiento de la memoria, continuaba con una traslación en la vida real donde se recrearon varias estancias y se hicieron las mismas pruebas, replicando los resultados. En ello no tenía nada que ver la distancia recorrida -se hicieron pruebas en pasillos largos y sin puertas- sino el hecho de cambiar de estancia.

Esta hipótesis fue confirmada en el segundo estudio a cargo del Knox College que unos años después tomó el mismo punto de partida pero fue un paso más allá. Pedía a sus participantes que se imaginaran el proceso de llevar varias cosas de una habitación a otra, y en algunas ocasiones se les solicitaba que imprimieran específicamente en su recreación mental el acto de cruzar una puerta. De nuevo cuando la puerta, en este caso mental, hacía acto de presencia, los casos de olvido repentino eran mucho más frecuentes.

Nuestra memoria se rige por prioridades y contextos

¿Pero qué tiene que ver una simple puerta con los recuerdos? Investigadores trazaron varias hipótesis sobre cómo cruzar una puerta podía afectar de tal forma al rendimiento de la memoria, reforzando la tesis de que nuestro cerebro codifica y analiza la información en base a contextos. Explicado de forma más fácil, se prepara para retomar de forma rápida una serie de recuerdos y objetivos según el sitio en el que estemos y, no tanto la puerta como el cambio de habitación, hace que se reinicie brevemente para volver a situarse.

“Caminar a través de las puertas sirve al cerebro como un límite para un evento concreto, iniciando así la activación de un nuevo episodio de nuestra memoria para actuar más rápido”, escribía Radvansky en la conclusiones de su artículo. También interactúa en esta situación según los investigadores los distintos niveles de recuerdos y prioridades que establecemos, algo que nosotros mismos podemos comprobar porque muchas veces, cuando vamos a una habitación en busca de las llaves y acabamos sin saber qué buscábamos, es porque por el camino hemos recordado algo más importante y lo hemos resuelto.

La idea básica de esto es que a nuestro cerebro le resulta más fácil reunir información y recordar en el mismo punto en el que codificó por primera vez ese recuerdo. Algo que también probaron estos estudios porque cuando hacían que los participantes regresaran a la habitación original conseguían acordarse casi milagrosamente de lo que habían olvidado unas estancias más allá.

Por cierto, al final he encontrado el cargador del móvil sin proponérmelo más cerca de lo que creía justo a tiempo para no quedarme sin batería.

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA