La compañía ha anunciado una nueva función para aumentar la seguridad y evitar ataques de phishing o acceso fraudulento a las cuentas.

Google quiere ponerle el trabajo difícil a los delincuentes cibernéticos. El gigante del internet ha lanzado este martes 17 de octubre una nueva función para garantizar todavía más la seguridad en la red y evitar hackeos. La configuración de protección avanzada está especialmente dedicada a las personas con un riesgo potencial de ser vulnerados, como políticos, periodistas, activistas y disidentes.

La nueva función permite una mayor seguridad de los datos de los usuarios en Gmail, Google Drive, YouTube o cualquier otro servicio de Google. En específico, pretende acabar con los ataques de phishing o el acceso fraudulento a las cuentas.

Para evitar los enlaces débiles que podrían ser utilizados por los ciberdelincuentes, Google ha apostado por las llaves de seguridad para iniciar sesión. Los usuarios deberán acceder a su cuenta desde el ordenador con una llave USB y, desde los dispositivos móviles, a través de una llave Bluetooth. Por otro lado, Google utilizará un análisis de malware más intensivo para identificar si los documentos que entran en cualquier cuenta suponen una violación para la seguridad cibernética del usuario.

Deja un comentario