El gobierno de Lenín Moreno, a través del Ministerio de Economía, realizó ayer una nueva emisión de bonos soberanos, por un valor total de 2.000 millones de dólares. Con esto, desde mayo de 2017, se han colocado 11.675,74 millones en nueva deuda pública.

El endeudamiento público total pasa de 55.000 millones a más de 57.000 millones. Esto quiere decir que de cada dólar producido en la economía ecuatoriana, 50 centavos deberán irse, en los próximos años para el pago de los intereses y amortizaciones. 

Perjudica a todos 
Mónica Burbano, economista y experta en financiamiento estatal, explicó que un nivel de deudas que, en el caso de Ecuador supera el 50% del Producto Interno Bruto (PIB), repercute directamente en el bolsillo de las personas. “Actualmente los pagos de intereses y amortizaciones ya superan los 8.000 millones anuales, lo que es más del doble del presupuesto anual en salud”, dijo.

Por su parte, el exministro de Finanzas Fausto Ortiz, opinó que la nueva emisión de bonos deberá venir atada a un incremento entre 2% y 3% en el IVA, por lo que cada ecuatoriano reducirá su poder adquisitivo para incrementar los ingresos del Estado.

“El ministro de Economía, Richard Martínez, solo está ganando espacio y tiempo. La desesperación se profundiza porque vienen los meses más calientes para el gasto público. La Economía está llegando a un nivel de asfixia. Estamos a punto de hipotecar las finanzas estatales a largo plazo”, aseveró el analista económico Diego Olmedo.

EL DATO
El 20 de febrero de 2019, Lenín Moreno anunció la  firma del convenio  con el FMI por 10.200 millones de dólares.Recalcó que se está alcanzando el límite máximo para conseguir deuda a través de mecanismos caros como la emisión de bonos, debido a que el peso de los pagos está a punto de llegar al umbral donde, para cumplir con los acreedores, se deberá comenzar a reducir de manera significativa los presupuestos en áreas sensibles como Salud, Educación y Protección Social.

Con esto concordó Santiago García, economista y docente de la Universidad Central, y añadió que no hay una visión clara para evitar seguir cayendo en un círculo vicioso de mayor endeudamiento y menores recursos para inversión y gasto social. “Podríamos volver a las décadas de los 80’ y 90’, cuando el país producía para pagar deudas”, acotó.

Olmedo alertó, según las últimas cifras oficiales, que ya se ha reducido, por ejemplo, el gasto en Salud en alrededor del 24%. Estos efectos podrían evidenciarse más cuando haya menor recursos e insumos en salud, como la reducción de personal o falta de medicamentos.
 

Emisión en dos tramos
Por un lado, se colocaron 600 millones con un vencimiento a 2025, y una tasa de interés del 7,8%. Por otro, se sacaron a la venta bonos por 1.400 millones, con un vencimiento en 2030 y una tasa de interés del 9,6%.

Esta “decisión desesperada”, a criterio del analista Diego Olmedo, se debe a la necesidad urgente de cubrir la caída prevista, hasta final de año, en los ingresos tributarios. La no concreción de los 1.000 millones presupuestados por concesión de activos públicos; además del riesgo de que no lleguen los desembolsos totales del Fondo Monetario Internacional (FMI), según estaban previstos.
 

Presión del FMI 
García considera que el FMI se extralimitó en sus potestades al condicionar nuevos desembolsos y la aprobación del informe de la segunda revisión a la economía ecuatoriana, a la presentación, por parte del Ejecutivo, de las reformas estructurales en la Asamblea.

“Esto pone en un pésimo predicamento a todo el país y al Gobierno. Es un condicionamiento muy drástico y constituye un mal mensaje para poder conseguir deuda barata”, comentó.

Deja un comentario