El Presidente Lenín Moreno emitió la noche de este lunes una cadena nacional en donde respondió los cuestionamientos que, por redes sociales, realizaron sobre sus últimas decisiones haciendo hincapié en la lucha contra la corrupción. Empezó señalando que el viernes pasado transparentó la situación económica del país. “En resumen: este año, apenas saldremos adelante; a partir del próximo, necesitamos entre $8 y $10 mil millones anualmente solo para pagar la deuda que nos dejaron”.

Destacó que no se actuó con responsabilidad y que ahora “tenemos que destinar casi lo mismo que los presupuestos de educación, salud, seguridad, desastres y defensa, juntos, para pagar una deuda que, insisto, es heredada”. Entonces se preguntó “¿Qué es una deuda sin financiamiento? Es una crisis”, respondió. Ejemplificó señalando que si alguien está endeudado y no tiene con qué pagar, “¿atraviesa o no una crisis?”. Añadió que no es malo endeudarse. El problema es hacerlo irresponsablemente, sin el financiamiento ni los mecanismos para solventar la deuda. “Asumo esta situación. Soy el Presidente de ustedes. Y lo vamos a hacer solidariamente”. Reiteró que saldremos adelante, tomando decisiones y medidas creativas que no afecten a los más pobres.

“Nunca promoveremos paquetazos, como los responsables de esta situación pretenden vaticinar maliciosamente”. “Ahora sabemos que, no solo se gastó en demasía, sino que nos endeudaron. Si seguimos por la misma senda, hipotecaremos el futuro del país”. Hizo un llamado a los ecuatorianos señalando: “necesito su ayuda para poder cumplir con mi promesa de cirugía mayor a la corrupción. He instruido a todos los Ministros y Ministras, así como a las Secretarías de Estado a que pongan de manifiesto todas, todas las irregularidades, que son muchas.

Y de no hacerlo, que presenten su renuncia”. A los medios de comunicación, tanto públicos como privados, les pidió “que ejerzan su libertad de expresión, que ejerzan su derecho y obligación de denunciar cualquier ilegalidad o indicio de ella, cualquier acto de corrupción o indicio de él, para derivarlos a las instancias competentes”. A las autoridades de control y Fiscalía, a las autoridades de justicia, les recordó que tienen la absoluta independencia para investigar y, de ser el caso, sancionar a los deshonestos, aplicando la Constitución y la Ley.

“Ustedes, compatriotas, ejerzan su libertad para denunciar al funcionario corrupto y a todos les pido que no tengan miedo de decir la verdad.

Nadie tenga miedo, incluso si las denuncias son sobre servidores de esta administración. Lo dije claramente en campaña: Cero tolerancia a la corrupción, la de antes, la de ahora y la que posiblemente vendrá”, acotó. Destacó que eso es lealtad con los principios y con la Patria, “es consecuencia con los que iniciaron este proyecto esperanzador allá en el 2007, una verdadera revolución. La lealtad es defender los valores. No el encubrimiento.

Lealtad es ser consecuentes, no obsecuentes. No la lealtad de favores de quien pide que no te lleves con el amigo con el que se peleó. Sino lealtad a tus principios, a tus valores, a tus libres ideas. El Jefe de Estado fue más allá al advertir: “si alguien quiere, a pretexto de lealtad, que yo solape a los deshonestos, bórreme de su lista de incondicionales y leales”. Pidió ser mejores seres humanos, mejores ecuatorianos, “porque de lo contrario, no lograremos ser mejores funcionarios, trabajadores, jueces, ciudadanos, padres, abuelos, hijos.

Iniciemos hoy una cruzada en el corazón de cada uno de nosotros para iniciar la revolución del ser humano. Seamos mejores seres humanos, abrazando a los nuestros más frecuentemente. Llama más a tus padres, besa más a tu esposa, dedícate más a tus hijos, conversa más con tus amigos. Esa es nuestra revolución humana”. (I)

DEJA UNA RESPUESTA