La defensa del ciberactivista Julian Assange está preocupada por el silencio del Gobierno ecuatoriano y por su renuencia a reunirse con los abogados del fundador de WikiLeaks para buscar una salida al tema de su asilo durante la visita que el presidente Lenín Moreno realiza a Inglaterra, dijo este lunes a Sputnik, uno de los juristas defensores del ciudadano australiano.

“Presentamos dos cartas a la cancillería (de Ecuador): una hace aproximadamente diez días y la otra hace aproximadamente cinco días, precisamente indicando sobre la preocupación que tenemos en el tema del retiro de asilo y nacionalización, y no nos han respondido”, señaló el abogado Carlos Poveda.

La preocupación nace luego de que varios medios británicos reportaran que existe una alta posibilidad de que durante la gira de Moreno se concrete la expulsión de Assange de la Embajada ecuatoriana en Londres, donde reside desde junio de 2012.

Poveda apunta que han estado “muy pendientes de los periódicos británicos”, pero que hasta ahora no existe “nada categórico; es más, hemos pedido ver la posibilidad de que el equipo de defensa pueda reunirse con el presidente Moreno, pero al parecer no hay ninguna predisposición en hacerlo”.

En ese sentido, el jurista declaró a esta agencia que insistirán “a nivel local en una respuesta de cancillería” a las cartas enviadas días atrás desde Madrid por el titular de la defensa, el juez Baltasar Garzón, al jefe de la diplomacia ecuatoriana, José Valencia.

En esos documentos, la defensa de Assange solicita a Ecuador que “siga respetando el derecho de asilo” del periodista australiano, amparándose además en la opinión consultiva que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el tema de asilados y refugiados.

También expresaron “la preocupación” de la defensa del activista, “por los rumores que existen en la situación de retirar el asilo, que sería grave”, aunque el fundador de Wikileaks “tendría un nivel más, una audiencia adicional antes de que se tome cualquier resolución”.

EXPECTATIVA

A decir de Poveda, en caso de que el Gobierno ecuatoriano quiera retirar la protección al informático, este “tiene derecho a reunirse con representantes del Estado y establecer evidencia real de que va a ser extraditado a un tercer país”.

“Realmente nos desconcierta tanta información”, expresó, aunque dijo que por ahora “solamente son elucubraciones y conjeturas; lo único real son los documentos enviados y la renuencia del equipo ecuatoriano de reunirse con el equipo de defensa legal”.

En ese sentido, enfatizó en que si bien es cierto el presidente tiene una gira en la que formalmente no se contempla “ningún tipo de accionar con el tema Assange”, hay “mucha información de que existiría inclusive acuerdos” con el Gobierno británico para dar paso a su salida del país europeo.

Finalmente, Poveda manifestó que estarán “expectantes” luego de la visita de Moreno, pues en las notas de prensa “se habla de semanas o inclusive de días” en los que se concretaría la salida, “pero estamos esperando la respuesta” de la cancillería.

El mandatario ecuatoriano mantiene al momento una agenda en Inglaterra que culminará este martes, para luego trasladarse a Madrid.

El Gobierno ha desmentido en varias ocasiones que el tema Assange vaya a ser abordado durante la visita.

Assange se refugió en la sede diplomática ecuatoriana tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Londres se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la fiscalía sueca que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El periodista australiano rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podría enfrentar la pena capital por haber publicado miles de documentos filtrados que eran secreto de Estado del país norteamericano.

El informático tiene una causa pendiente con la justicia del Reino Unido por burlar las condiciones de su libertad provisional y guarecerse en la embajada de Ecuador, que en varias ocasiones le ha advertido sobre su comportamiento y el 28 de marzo pasado le suspendió sus comunicaciones.

Deja un comentario