El ministro de Defensa miente. El pacto con Bucaram es evidente, probado pero, además, fue RECONOCIDO en el buró político, del cual él participa.
Eso es lo que hace este Gobierno: mentir, mentir y mentir. Otra forma de corrupción.
Mintieron en la situación económica, por odio a “Correa” y por complacer a la oposición.
Mienten en la lucha contra la corrupción.
Por sus pactos políticos con los socialcristianos levantan la prisión de un importante empresario guayaquileño involucrado en caso Petroecuador, mientras que persiguen y amedrentan a inocentes. Hoy sí, se influye en organismos de control y en la justicia con fines políticos.
Los mismos que viajaron a Panamá para el pacto con Abdalá (5 de mayo, DESPUÉS de ganadas las elecciones), presionan a las autoridades de control para destrozar al vicepresidente.
La Revolución cambió el país. Vencimos la corrupción pública y privada institucionalizada en Aduanas, Migración, tránsito, Registro Civil, telefónicas, eléctricas, Policía, sistema de Justicia, la propia PETROECUADOR, a la cual tuve que declarar en emergencia por la corrupción generalizada, y ordené que entre la Armada Nacional (¿recuerdan?). Vencimos a la evasión de impuestos. Creamos el mejor sistema de compras públicas de la región. Ahora los pequeños empresarios ya pueden venderle al Estado.
Los casos de corrupción detectados han sido denunciados, investigados y sancionados. Son traidores a la Revolución y a la Patria.
Un gobierno honesto no es en el que no suceden estas cosas (¡suceden hasta en el Vaticano!). Es el que las persigue y sanciona, como lo hicimos estos diez años.
Pero ahora, con el reparto de la Patria y su singular “lucha” contra la “corrupción”, está volviendo la CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA, y no lo vamos a permitir.

¡Venceremos!

DEJA UNA RESPUESTA