Los ex banqueros ecuatorianos William y Roberto Isaías, quienes residen en Miami, se encuentran bajo custodia de las autoridades de Inmigración en espera de un proceso de deportación por presunta violación a su estatus migratorio.

Los hermanos Isaías fueron detenidos el miércoles por estar ilegalmente en el país y trasladados a un centro de inmigración donde “se encuentran bajo custodia de la agencia en espera del procedimiento de remoción”, según una declaración de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) a el Nuevo Herald.

El abogado de los Isaías, Jorge Zavala, confirmó en una entrevista teléfonica desde Guayaquil, Ecuador, que se inició un procedimiento contra sus clientes por una supuesta violación de estatus migratorio y esperaba que se fijara una audiencia para aclarar la situación.

“Han iniciado un procedimiento por supuesta violación al estatus migratorio de los señores Isaías y estamos a la espera el día de hoy que nos señalen la fecha en que se hará la audiencia ante el señor director de la oficina de Inmigración para poder exponer la conformidad de los Isaías con la exigencia migratoria del estado de Florida”, dijo el abogado.

Zavala explicó que los ex propietarios de Filanbanco, que fue uno de los mayores bancos ecuatorianos, se encuentran en Estados Unidos con una visa de trabajo y cree que la situación de sus clientes pudo haberse generado por “una nueva regulación emitida a finales del año pasado relacionada con antecedentes penales [de los inmigrantes] en sus países de origen”.

Los Isaías recibieron una sentencia por peculado bancario en el 2014 en su país, que fue apelada y en la actualidad la Corte Constitucional de Ecuador está revisando esa condena. Debido a ello la causa aún se encuentra abierta, de acuerdo con el abogado.

“El estado de inocencia de los Isaías se mantiene todavía en el país incólume, íntegro. Eso será nuestro punto de vista [en la audiencia] sobre que el antecendente penal todavía no está definido en el Ecuador”, detalló Zavala y agregó que una vez que reciban la información oficial aclararán ese aspecto.

La ley de Inmigración establece varios motivos por los cuales un inmigrante puede ser deportado y en uno se establece que puede ser expulsado si es convicto por un delito grave en cualquier momento despuésde haber sido admitido en EEUU.

Los ex banqueros residen en Miami desde el 2000.

El abogado de Inmigración John De la Vega, no relacionado con el caso de los Isaías, explicó a el Nuevo Herald que el proceso para una posible deportación toma en promedio, de acuerdo con su experiencia, entre 12 y 14 meses si la persona no se encuentra detenida.

Si el inmigrante está bajo custodia y le niegan la fianza, el procedimiento de deportación podría demorar de tres a cuatro meses.

DENUNCIA DE UN ENEMIGO

Cuando Zavala fue preguntado por qué cinco años después de que se emitiera la sentencia contra sus clientes ahora ICE inicia el procedimiento de deportación, dijo estar seguro de que se trata de alguna denuncia “de algún enemigo, de un ex empleado de ellos indisponiendo a los Isaías con ese antecedente penal que hemos mencionado”.

Una corte ecuatoriana condenó a los ex banqueros a ocho años de prisión por “peculado bancario” en relación con el caso de Filanbanco en 1998.

La Fiscalía del Estado ecuatoriano dijo en el 2014, cuando se emitió la sentencia, que los imputados debían cumplir con esa condena como “responsables de las millonarias pérdidas causadas” a los clientes del banco y al Estado durante la grave crisis financiera de 1998.

Filanbanco era una de 30 entidades financieras que fueron intervenidas por el gobierno ecuatoriano al producirse una crisis de liquidez en el sistema bancario.

El Estado incautó bienes y empresas del Grupo Isaías, entre ellas medios de comunicación.

De acuerdo con los Isaías, Filibanco era solvente cuando se lo entregaron al gobierno, peroinvestigaciones oficiales que se realizaron al banco luego de que estaba en manos del Estado determinaron que se había ocultaron la situación real de insolvencia y responsabilizaron a los propietarios por pérdidas de más de $660 millones.

En el 2016 el Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas falló a favor de los Isaías al emitir un fallo en el que establece que el gobierno de Ecuador violó los derechos civiles de ambos cuando funcionarios de la administración del ex presidente Rafael Correa desataron una ofensiva contra ellos que incluyó amenazas, confiscaciones y acciones penales.

Deja un comentario